martes, 6 de septiembre de 2016

                            "El síndrome del cuidador"



Tan importante como el enfermo y su patología, lo es su entorno más cercano. Nos referimos especialmente a la figura del "cuidador". Y es que, a menudo, afortunadamente el enfermo se ve rodeado de varios cuidadores, normalmente familiares, pero suele ser una persona en concreto sobre la que recaen más responsabilidades.

Cuando aparece por primera vez la palabra "demencia" o "Alzheimer" en el entorno familiar, toda una serie de acontecimientos van sucediendo cambiando la vida del paciente, e indirectamente, del cuidador y el resto de familiares.

Existe un concepto llamado el “Síndrome del Cuidador”. Debemos saber en qué consiste para identificarlo y llevar a cabo una serie de medidas con el fin de evitarlo en la medida de lo posible.

¿En qué consiste?


Se trata de una serie de síntomas y signos que aparecen en el cuidador como consecuencia de un desgaste físico y psíquico durante el cuidado diario de un enfermo dependiente. Se considera producto del estrés continuado y no de una situación puntual.

¿Cuál es el perfil?


Generalmente se trata del cónyuge o hijo/a del enfermo, que desde el inicio se ocupa de los cuidados que precisa el enfermo. Además, suele hacer frente a situaciones que se plantean frecuentemente de cara a la sociedad más cercana al enfermo (familiares, amigos, vecinos,..) y a trámites legales o laborales. A menudo se trata de personas muy voluntariosas que tratan de compaginar el cuidado del enfermo con sus responsabilidades diarias, y espera la ayuda de las personas más allegadas.

¿Cómo se constituye?


Progresivamente el cuidador va aportando más tiempo de su vida al cuidado del enfermo. Va dando cada vez más de sí mismo para que el paciente se encuentre lo mejor posible, mientras que el propio cuidador va perdiendo independencia. Con el paso del tiempo el cuidador se va descuidando, llegando a ocuparse casi completamente al enfermo (cuidados en casa, medicación, visitas al médico,...).

¿Cuáles son los síntomas de alarma?


Existen una serie de síntomas físicos: Insomnio, disminución del apetito, abuso de sustancias adictivas (tabaco, café, alcohol), palpitaciones, dolor de cabeza,... y también síntomas psíquicos: dificultad de concentración, ánimo depresivo, ansiedad, aislamiento social, cambios de humor, irritabilidad con el resto de familiares,..

¿Cómo lo podemos evitar?


Nuestro objetivo va a ser evitar que aparezcan estos síntomas o hacer que vayan disminuyendo una vez que hayan aparecido. Para ello existen diferentes métodos y ayudas:

- Comunicarse y compartir experiencias con otras personas en la misma situación para sentirse comprendido y poder “aliviarse”, ya sea en asociaciones de familiares enfermos o en centros de día a los que acuden los enfermos.

- Buscar ayuda de profesionales como el médico de Atención Primaria, el Neurólogo o el Psicólogo, ya que nos pueden ayudar a encontrar la forma de mejorar esos síntomas.

- Centros de día: en ocasiones, que el enfermo pase unas horas del día con otros pacientes y personal cualificado para atenderles, es una forma de dar un respiro al cuidador.

- Servicios de ayuda a domicilio: personas que se dedican profesionalmente a cuidar de enfermos o a las tareas domésticas nos pueden aportar una gran ayuda a la hora de evitar una sobrecarga de trabajo (limpieza, compra, preparación de comida, lavado de ropa , aseo e higiene general, ayuda a la hora de comer, vestirse etc, acompañamiento, paseos, control de la alimentación y seguimiento del tratamiento médico).



A continuación les ofrecemos enlaces web que les pueden ser de ayuda:



http://knowalzheimer.com/cuidadores/sindrome-del-cuidador-quemado/

No hay comentarios:

Publicar un comentario